viernes, 20 de mayo de 2016

2016-05-19 - Todo es de color – Un soneto fílmico

 
Un soneto es la estructura clásica por excelencia de la poesía culta. Hay otras estructuras poéticas más extendidas – léase comerciales -, de sonoridad más agradable y mucho más populares. Pero el poeta que escribe un soneto se consagra como tal. “Todo es de color”, la última apuesta filmográfica de Gonzalo García Pelayo, es poesía pura. El soneto particular de este crédulo del sur. La película, que gira en torno a la música de otros poetas – Triana -, no rinde homenaje al grupo andaluz; ni siquiera, y por extensión, al rock. “Todo es de color” rinde un sincero tributo al sentimiento de cómo (fugaz) se pasa la vida. Y en ese sentir confluyen varias generaciones: las pasadas, las presentes y las venideras.

Quiero sentir algo que me huela a vida, que mi sangre corra loca de pasión, descubrir la música que hay en la risa, la luz profunda y el amor

Para situarle, amigo lector, le contaré que este road movie, cuya responsabilidad escritural – léase guión -, recae sobre Paco Millán – productor junto a Sara Fijo del film -, y Javier García Pelayo, en estrecha colaboración con Carlos Molinero, lo hila argumentalmente el viaje desde el madrileño cementerio de Villaviciosa de Odón – allí descansan los restos de Jesús de la Rosa y de Juan José PalaciosTele” -, hasta Caños de Meca - residencia de Eduardo RodríguezRodway”, único miembro con vida de la formación -, mágica localidad gaditana que dará cobijo a un concierto-homenaje al mítico grupo. Y en mitad de todo, la magnificencia de la ciudad de Sevilla, los lugares frecuentados por el trío musical, ocurrentes arrebatos de humor, emociones indescriptibles, cientos de recuerdos,… Y la música siempre protagonista.

"Yo quise subir al cielo para ver, y bajar hasta el infierno para comprender, qué motivo es que nos impide ver dentro de ti

Gonzalo convierte los fotogramas en sensaciones que cautivan, mostrándonos la perfección del espíritu libre de Triana y de los “trianeros”. La cámara baila al son de las canciones, se juega con la dualidad de la alegría y el dolor, de lo amateur y lo profesional, del eclecticismo y la norma, de la frescura, de lo instantáneo, de lo no ensayado. Del verdadero arte de vivir.

"Creo recordar que por la noche el pájaro blanco echó a volar en nuestros corazones en busca de una estrella fugaz

¿Y los actores? Son el ingrediente que lo marida todo: Javier García Pelayo, honesto y filosófico-canalla, hace de sí mismo; Natalia Rodríguez, a la par que se libera de sus miedos se une a la causa “trianera” en una creíble interpretación que la hace más actriz; la gracia sin edulcorantes de Alfonso Sánchez, la sinergia de la actuación de Jorge Cadaval que avala el buen gusto,… Y otros personajes necesarios cuya presencia endulza sin empalagar: Vanessa y Cristina García Pelayo, Silvi Orión, Antonia González,…

Tuvimos una noche llena de color, un río dorado tus ojos son. Paramos la vida con nuestras manos, la vida cantaba esta canción

Hay momentos imperecederos, incólumes escenas musicales que reúnen en torno a la solemnidad del grupo a músicos improvisando sus canciones - Gualberto, Raimundo Amador, Manuel Imán, Miguel Galán,… -, bailes sensuales a la luz de la hoguera o historias encumbradas por el surrealismo onírico más “buñuelesco”. Pero ninguno llega al clímax fascinante de la interpretación inmortal de los coros de “Tu frialdad” por parte del colectivo de “moteros trianeros”.  

Yo quisiera saber si tu alma es igual a la de cualquier mujer porque a mí me atormenta en el alma tu frialdad

Gonzalo podría haber optado por el siempre socorrido material de archivo para contarnos la biografía de Triana. Pero la película dejaría de serlo – es cine en estado puro, del que nos encanta a los cinéfilos - para convertirse en reportaje. Uno más. Para entender “Todo es de color” no es imprescindible conocer la trayectoria fílmica de Gonzalo. Tampoco la herencia discográfica de Triana. Este biodrama, inteligente y seductor, enamora por sí solo. Para entender “Todo es de color” es imprescindible sentir, emocionarse, vivir. Nada más.

En tu mente ya lo pones todo tal como ha de ser, sigue luchando y podrás lograr al fin tu ser

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada